Los accesorios del vino

Accesorios del vino

¿Hay algo más útil que un sacacorchos?

Posiblemente, pero intente Ud. abrir una botella de buen vino con una navaja, un destornillador  o un cortaúñas, y verá el lío en que se mete.

El vino merece más y por eso necesita ayuda,  ausencia de obstáculos en su trayectoria hacia nuestro paladar siempre exigente.

Para contribuir a esta noble misión nacieron los llamados accesorios del vino, pequeños puentes tendidos entre los ansiados caldos y el sano afán de los buenos bebedores.

KitDeVinoPorque no nos engañemos, hay que beber a menudo para apreciar estos artilugios que dan cierto poderío a la hora compartir una velada. Por eso nunca regalaré un kit de vino, como se dice ahora, a quienes solo beben este preciado caldo cuando van de comida al restaurante. Es regalo y tiempo perdido.

Mi experiencia personal, incluso para gente de buen nivel de aficionado, no hablo de profesionales, es que solo se utilizan habitualmente aquellos accesorios realmente prácticos y que el resto de inventos asociados al vino se desechan sin usarlos por ser apenas decoración como por ejemplo los termómetros, los tapones historiados, las cubiteras de alpaca que además suelen ser horrorosas, los densímetros, los frasquitos de aromas que crean la ilusión de convertir tu nariz en algo mágico en un momento, los aireadores, los corta-cápsulas, los oxigenadores, esos salvagotas que al final manchan más….y muchos otros que omito para no cansar al lector.

 

Vamos a terminar poniendo un ejemplo que todo el mundo entenderá: Solo el hecho dNeveraVinose dominar el venerable ciclo de una botella -guardar, aclimatar, descorchar, oxigenar, escanciar, y, finalmente, libar– exige días y días de buena práctica. Cada uno de estos pasos se abre camino con la pericia del bebedor y la ayuda de estos útiles complementos: una buena bodega o al menos una nevera de vinos donde éstos holgarán, en silencio y a luz de penCopaCabernetumbra, en temperatura controlada evitando alteraciones peligrosas en sus reposados cuerpos….un sencillo y manejable sacacorchos que para mí es la estrella de los accesorios, vean si no su propia forma, un tornillo sin fin, que, gracias a su sabio y sensual movimiento, nos abrirá una puerta de aromas imposibles siempre que dispongamos de calma y de buen pulso….un decantador, también sencillo, pero con habilidad y cierta razón para ser utilizado o para no serlo,….. unas copas altas y transparentes como la propia luz con el borde fino y no redondeado, y dentro el vino, bailando como serena ola de seda.

Luego, beber y hablar lo justo…..

Un comentario en “Los accesorios del vino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *