THE TURNING POINT. (Capítulo 1)

(Historia de una cata serpentina entre mujeres)
Cap. 1 El escenario

Creo que al Flaco le robaron la cartera aquella noche justo en el momento en que su amiga Irene Mata, más conocida por Olfato Decisivo 2, había conseguido llegar a la final del concurso bianual “La Gran Nariz de Otoño”.img_5893
Fue cuando comprobó que esa rubia que atendía por Sur-Sur y que sonreía en la mesa de enfrente, competía como segunda finalista.


Ambas féminas habían superado pruebas sin fin compitiendo con hombres y mujeres en un duelo agotador y estresante, y, en este momento, solo les quedaba dar un paso más, definitivo y cardinal. En cuestión de unos minutos una de ellas quedaría olvidada de inmediato mientras, la otra, la ganadora, recibiría, además del unánime agasajo que la organización tenía ya ensayado y dispuesto, lo que era más importante: el prestigio reconocido por los profesionales del mundo del vino durante los próximos dos años.img_5894
El evento se iba a llevar a cabo en el salón gótico del Castillo de Santa Clara, cercano a la costa levantina, más menos de esta manera: al final de la gran sala se montaría un escenario ligeramente elevado en cuyo centro se instalaría una mesa corrida con dos sillas separadas entre sí unos tres metros. Delante de cada una de ellas se sostendrían, impávidas y serenas, dos filas idénticas con 7 copas de cristal de diferente forma y tamaño. En el otro extremo del salón se había ya colocado una gran mesa redonda tapizada con un finísimo mantel de metacrilato ornado de motivos alegóricos sobre los placeres del vino. Ocupando el centro reposaba una pirámide escalonada de botellas de vino que se entregarían a la ganadora en la clausura del acto.img_5896
Antes de sentarse, los invitados disfrutaban como locos haciéndose autofotos al lado de las botellas objeto del galardón prometido, pues no eran cosa baladí según sus etiquetas revelaban: la base la formaban 8 Vega Sicilia Único de 1956 y ascendían a modo de terrazas en 4 Bruno Giacosa Collina Rionda de Barolo, 3 de Screaming Cabernet Sauvignon del Valle de Napa, 2 de Joh. Jos Prum Wehlener, Riesling de Mosela y, coronando el vértice, un Magnum de Domaine de la Romanee Conti Grand Cru, Cote de Nuits, de Borgoña.
En el resto del salón se distribuían mesas de ocho comensales cumplidamente montadas para la ocasión, que fueron ocupándose rápidamente.
La primera mesa de la derecha junto al escenario estaba reservada para la Banda de las Picas grupo patricio de catadoras de alto nivel que patrocinaba a Sur-Sur, mientras que a la izquierda del escenario se sentaron el Flaco y sus amigos para animar a Olfato Decisivo 2 que contaba además con numerosos fans en las redes sociales más notorias.img_5895

La cena comenzó a las 9 en punto con una pre-cata de tres libaciones que sirvieron para romper el hielo y templar la sutileza de las concursantes. Sin dificultad alguna pasaron la prueba ambas rivales entre el regocijo y aplauso general..
Entonces empezó la verdadera cata. Para no defraudar al público-siempre había algo sorpresivo e innovador en este concurso- esta vez se realizó en copas negras obviándose el parámetro visual y aumentando, de esta manera, la dificultad: tendrían que pronunciarse sobre el olor, el gusto y otras características. Los caldos a catar por este orden iban a ser: un espumoso, dos blancos, tres tintos y un oloroso…
(Continuará…..)

2 comentarios en “THE TURNING POINT. (Capítulo 1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *