7 trucos para disfrutar del vino blanco

 

 

Cuando hablamos de vinos, la primera imagen que nos aparece en la mente es una copa perfectamente servida de vino…TINTO.    Efectivamente, el vino tinto es el protagonista indiscutible del mundo enológico

Puede ser una simple asociación de ideas, o que descartes directamente el vino blanco porque no te gusta, no te convence, o no has tenido buenas experiencias con él.

En este post vamos a contarte algunas ideas para que redescubras los vinos blancos y disfrutes al máximo de ellos:

1- ¿Es un día cavinoblancobarrabarluroso? Pídete un vino blanco.

Haz la prueba, no te conformes con la típica caña de cerveza fresquita, o un refresco. Qué duda cabe que los vinos blancos son muy refrescantes, ya que predominan en ellos los aromas y sabores frutales.

 

 

2- Mucho mejor si está frío.

Los vinos blancos siempre deben ser enfriados previamente a ser servidos para así aprovechar al máximo su combinación de sabores y aromas.enfriarunvino
La temperatura baja en vinos blancos propicia la aparición de sus aromas florales, frutales y cítricos.
Por el contrario, a mayor temperatura aparecen toques más maduros y menos elegantes, destacando así la presencia de los matices alcohólicos. Lo ideal es beberlos entre 5 y 10 grados de temperatura.

3- Atento al maridaje de tu vino blanco

Seguramente sabrás que lo tradicional es servir siempre los vinos blancos con pescados evitando las carnes, y que el vino blanco ha de servirse antes que los tintos.

maridajevinoblancoPues bien, esto es correcto para vinos blancos jóvenes, o del año. Son vinos muy frutales y sencillos de beber, y sí que es recomendable que se sirvan en primer lugar.

Pero si lo que tienes en tu copa es un vino blanco que ha tenido crianza en barrica de roble, ese vino será un vino blanco intenso, con más cuerpo, estructura y volumen, con una personalidad muy diferente a la de los demás vinos blancos. Se pueden guardar más tiempo, y lo más interesante lo puedes combinar con guisos marineros fuertes, e incluso con carnes que no sean excesivamente corpulentos: como el pollo o el pavo.

4- Atrévete a descubrir nuevos vinos blancos.vinoblanco_y_uvas

No te quedes sólo con tu vino blanco tradicional. Prueba otros tipos:

Blancos afrutados, sencillos.

Blancos criados sobre sus propias lías. Las lías son, en parte levaduras y en parte bacterias que hacen la fermentación del vino, y se descomponen cuanto terminan su labor. En su descomposición ceden compuestos que logran mejorar significativamente las características del vino. Notarás que aparecen nuevos aromas (panadería, bollería…), son menos astringentes, mucho más suaves, más untuosos…, toda una experiencia que te recomendamos.

Blancos con madera. ¿Un vino blanco criado en una barrica de roble, como si fuera un vino tinto? Si, exactamente eso que lees. Suelen ser vinos que han reposado sobre sus propias lías y la madera termina de redondearlos. Tienen más estructura, más profundidad en el sabor…, y sigue siendo vino blanco.

5- Sorprende a tus invitados con ¡uvas congeladas!

uvas_para_enfriar_el_vinoÉste es un truco ingenioso para enfriar el vino de forma rápida. Te proponemos que dejes unas uvas en el congelador guardadas en algun recipiente con tapa.  De esta manera, si nos hemos olvidado de meter la botella en el frigorífico a tiempo siempre podemos poner unas uvas congeladas dentro de nuestra copa de vino blanco (también vale un espumoso) que ajustarán la temperatura de nuestra copa.

6- Disfruta de los vinos espumosos

Los espumosos elaborados a partir de uva blanca son una estupenda alternativa a la hora de tomarte un vino.

Siempre hemos visto descorchar un cava al terminar de comer. Prueba a hacer exactamente lo contrario: abre un espumoso antes de empezar a comer, o si lo prefieres, durante los aperitivos. Esa chispa que te proporcionan las burbujas son estupendas para abrir boca. Y si además son de elaboración 100% natural, como el método ancestral, pues mejor que mejor, mucho más saludables y riesgo 0 de jaquecas tras el disfrute.

7- Paella con un vino espumoso ¡Si, claro!

paella_y_cavaUna estupenda forma de maridar una paella valenciana o un arroz a banda, es combinarlo con un vino blanco espumoso, o un cava.

El frescor de las finas burbujas de gas, junto al sabor afrutado de este tipo de vinos, logra una combinación perfecta con los toques marineros de la paella valenciana, pero no sólo la paella, sino todo tipo de arroces marineros: a banda, siñoret, alicantina….

Si el arroz ya de por sí nos permite tener una digestión sacro-santa… imagínate los beneficios de maridarlo con un vino espumoso, que a su vez hace también de digestivo: las mejores siestas post-arroceras de tu vida.

 

 

 

 

 

 

2 comentarios en “7 trucos para disfrutar del vino blanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *