Viña Alondra: Primera crianza del mundo por inmersión en agua dulce

Una de nuestras bodegas de vinos de garaje, es Inecastelló, cuyos viñedos se encuentran en la provincia de Ávila. Desde hace varias generaciones, su familia elabora su propio vino. En la actualidad, los tres hermanos Castelló han recibido esa herencia y la continúan con pasión, optando por el cultivo y elaboración ecológicos. alondravina

Son un claro ejemplo de lo que significa combinar tradición y modernidad. Ellos cuidan con mimo un viñedo familiar, apenas dos hectáreas de uva tinta fina, ubicado en un paraje privilegiado, en el corazón de un extenso pinar.

Sus cepas se encuentran en la comarca de La Moraña, donde la pluviometría es escasa y hace que el rendimiento por cepa sea bajo, y la uva sea de excelente calidad para el vino.

Comenzaron elaborando vino para el consumo familiar, tal como venían haciendo sus mayores desde hacía décadas.vinalondra_logo Unos amigos, en una ocasión, probaron este vino, y quedaron tan impresionados que les insistieron en que debían plantearse seriamente su embotellado y comercialización.

Así fue como nació la bodega de Viña Alondra, con unos vinos que consiguen reflejar el carácter del terreno donde maduran sus uvas: aromas balsámicos de resinas, procedentes de los pinos que rodean el viñedo, y toques minerales del terreno arenoso en el que enraizan sus cepas.

Los hermanos Castelló elaboran sus vinos de forma muy artesanal y respetuosa, pero son inquietos y no paran de lanzar nuevas iniciativas.

Actualmente, están trabajando en nuevas forma de maduración en botella de su vino de crianza, Viña Alondra. Las bodegas, tras embotellar el vino criado en barrica, suelen dejarlo algunos meses más en sus sala de crianza, a temperatura y humedad controladas, para que reposen en botella, y queden perfectamente terminados. Pues bien, sin descartar el proceso tradicional, Inecastelló ha apostado por otras dos versiones diferentes de redondeo en botella.

Por un lado, empezaron a reposar parte de sus crianzas embotellados bajo tierra. Es decir, entierran las botellas a 10 metros bajo el mismo suelo donde la uva se ha cultivado, con un resultado que muestra una mayor complejidad en matices.

image
Inmersión de Viña Alondra, en Noviembre de 2016

Por otro lado, tras varios años de gestiones administrativas, consiguieron sumergir sus primeras 250 de sus botellas de crianza, en un embalse próximo a los viñedos, a 20 metros de profundidad. Se trata de un enclave donde se ubicó un castro celta, que como nos dice Enrique Castelló, los celtas lo eligieron por sus buenas energías telúricas que los ayudaba a dormir y vivir mejor. Por eso confían en que este reposo subacuático, también ayude a madurar de forma muy interesante a sus vinos de crianza.

La idea se basa en los «vinos accidentales» que elaboraban sus antepasados. De este modo se refiere a los vinos que su abuelo y su padre se llevaban al huerto en verano y los dejaban refrescar sumergiéndolos en el pozo; al ir a sacarlos, algunas botellas caían de forma accidental al pozo y, hasta que no pasaba al menos medio año y el pozo se secaba o limpiaba, no se podían recuperar esas botellas. La conclusión entre quienes lo probaban meses después era que ese vino había mejorado por el tiempo que había estado inmerso en el agua. Por eso los hermanos Castelló quieren recuperar esa experiencia y aplicarla a sus vinos, que estarán disponibles a partir de la próxima primavera.

Es la primera botellavinalondravez que una bodega lo hace en agua dulce aunque en agua salada, hay ya 6 bodegas en España que maduran sus vinos, inspirados por los estupendos vinos que se han encontrado al recuperar ánforas y/o botellas antiguas bajo el mar, de naufragios. Y es que parece que las condiciones ofrecidas por el agua son muy positivas para el óptimo envejecimiento de algunos tipos de vino: temperatura y presión relativamente constantes y el movimiento del agua, así como la inexistencia de luz y ruido.

En primavera de 2017, fue cuando pudimos probar, por primera vez, el estupendo resultado de su redondeo acuático, disfrutarlo y luego compararlo con los Viña Alondra de maduración clásica (sólo en barrica). Puedes adquirirlos todos aquí: Viña Alondra, y así hacer tú también ese curioso ejercicio de comparación (todos deliciosos pero diferentes por el efecto de cada crianza). Los vinos de Viña Alondra (blancos, jóvenes y crianza), se distribuyen bajo la denominación Vinos de la Tierra de Castilla y León, principalmente por el centro de España, online desde vinosdegaraje.com y además, son exportados a Alemania, Bélgica, México y Francia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *