Enotendencias de 2.018

Cada año, durante el mes de enero, surgen numerosos artículos sobre las tendencias vinícolas que se esperan para el año que comienza. Para este 2.018, hay una en la que coinciden todos, sobre el aumento de la demanda de vinos por copas, que incluye al público más joven. Lo celebramos pues eso facilita que cada consumidor pueda explorar la gran variedad que existe y encontrar sus favoritos.

Pero centrándonos en los tipos de vino (y no en la forma de consumirlos), varias webs especializadas (vinissimus, vinetur, prettywines y tecnovino, entre otras) coinciden en las mismas 10 claves, que nos han sorprendido también, porque de las 10 tendencias más destacadas, 8 son precisamente, las apuestas de vinosdegaraje.com desde sus inicios.

3copas-para-vino

Sólo quedan fuera las tendencias de vinos isleños (que aún no hemos incorporado a nuestro club, pero podríamos hacerlo en el futuro) y el consumo de vino azul, el cual entendemos que puede interesar a un público no habitual del vino, por lo atractivo que resulta a la vista y lo frescos y fáciles que los hacen para el paladar, aunque nuestra apuesta por los vinos auténticos y sin aditivos, no apunta a ese tipo de productos.

El resto de tendencias detectadas para 2.018 son muy “vinosdegaraje”, y no podíamos dejar pasar la oportunidad de destacarlas y comentarlas, para que las puedas identificar, también, en nuestra tienda online y nuestro blog:

Vino natural, biodiámico o ecológico: no creemos que sea una moda o tendencia. El consumidor cada vez tiene más información de los efectos indeseables del exceso de aditivos en los alimentos y bebidas que ingiere y también sabe que con un tratamiento adecuado (principalmente, mucha higiene), a menudo, esos aditivos son innecesarios. Por tanto, creemos que más bien se trata de una corrección que el consumidor, con sus preferencias, está haciendo que los productores lleven a cabo. No todos los productores reaccionan a tiempo. Por eso en vinosdegaraje hemos querido dejar claro que los vinos que ofrecemos son respetuosos con el terruño y la elaboración, siguiendo ese criterio de evitar los excesos químicos. Es cierto que además, como apuntaba vinetur, las sensaciones que transmite un vino natural son distintas y cautivadoras, pero también lo es que un vino natural, o sin abuso de químicos, sienta mucho mejor y supera la prueba del día después sin problemas. Aquí puedes consultar nuestros vinos con certificación ecológica.

cepa-gredos_centenaria

Espumosos ancestrales: fue una de nuestras primeras incorporaciones. Vino espumoso elaborado por el método ancestral, menos conocido porque no hubo un fraile que escribiera y divulgara, hace siglos, el procedimiento (como sí hizo P. Pérignon con el método tradicional) pero que sin duda, se trata de un tipo de elaboración más natural y adecuado para las uvas que se obtienen en nuestro soleado país (el método tradicional está concebido para las uvas francesas, que por su clima, alcanzan menor grado de azúcar). Sólo requiere una fermentación y aporta matices y sensaciones diferentes. ¿Has probado Aire Natural?

Tintos elegantes: vinetur los denomina esbeltos, prettywines se refiere a ellos como más “fáciles”. También se ha extendido mucho etiquetarlos como “vinos de corte moderno”, pero al final el concepto es el mismo. Hace tiempo que celebramos que la moda de los tintos pesados parece haber pasado. Muchas de las variedades de uva, si no se fuerza en la elaboración, no producen ese tipo de vinos, que saturan al tercer sorbo y que tienes que alternar con agua y maridan sólo con platos muy contundentes. Son vinos que están bien para catar, pero no para disfrutar en comidas de platos más ligeros, que son los que solemos tomar con más frecuencia. Es normal que por tanto, se demanden vinos más ligeros para acompañar con otro tipo de platos, de consumo más habitual: la suavidad de Tálamo, la frescura y originalidad de Magnolia Garnacha 2016, que sólo tiene una fermentación y es un tinto que marida con lo que suelen maridar los blancos, Viña Alondra Crianza con toques balsámicos, Sya 2014 medalla de ORO, el muy amable Admiración Selección Especial, la redondez de Oretano crianza

Rosados: denostados en el pasado, por suerte ahora han recuperado posiciones, y la oferta en el mercado es muy amplia. Los tienes más ligeros y también más intensos, y su carácter intermedio entre el blanco y el tinto, hace que gusten a todos. De hecho, “Grandes capitales mundiales como Londres o Nueva York están sirviendo más vino rosado a copas que nunca antes” [vinissimus]. Te recomendamos el Odum Rosé o los rosados de Viña Alondra (en versión tranquila o con aguja).

RosadosEspaña

Blancos más complejos: aunque los clásicos son los frescos y afrutados, ¿por qué no iban a poder criarse en barrica también, como algunos tintos? el resultado es maravilloso y hay propuestas muy interesantes en el mercado. Si no has probado aún el Iduna fermentado en barrica (de uva verdejo, con 14 meses de barrica, varias medallas de ORO y reconocimientos a nivel nacional e internacional) te invitamos a probarlo. No es ni ligero ni afrutado porque la madera le aporta más cuerpo y nuevos matices que seguro que te sorprenderán.

Valores diferenciadores (de calidad, del terruño, sociales, etc): ayudan a elegir al consumidor, porque la oferta es muy amplia y ante vinos  similares, puedes elegir el que encaja mejor con tus ideales, lo cual te hará disfrutarlo aún más. Por ejemplo, ya hemos dicho que un viñedo y un vino sin excesos químicos, sientan mejor, tanto a nosotros como al planeta y es más sostenible. Si además, tienen una historia interesante detrás (por eso en vinosdegaraje.com nos gusta contártelas), o proceden de un terruño por el que se tiene especial predilección, indudablemente, resultan más atractivos.

Materiales tradicionales: además del roble para las crianzas y algunas fermentaciones, numerosas bodegas están volviendo a recuperar los depósitos de barro o cemento, que producen otras sensaciones de cata.

Variedades autóctonas: eso es algo que nos gusta especialmente. A menudo se han importado variedades de otras regiones o países respondiendo a las modas, y sin tener en cuenta que de forma natural, las variedades propias son las mejor adaptadas al terruño. Por eso la mayoría de nuestras bodegas, tratan de recuperar las variedades autóctonas. Si se han adaptado a lo largo de los años a cada terreno, lo lógico no es arrancarlas e imitar a los franceses u otros países sino potenciar las características de cada uva y ofrecer esa riqueza y particularidad, y de paso, preservar esas variedades, que de otro modo, se perderían. Un ejemplo muy evidente es el reconocimiento que están consiguiendo los vinos de Galicia, de sus vinificaciones de variedades propias (el delicioso y singular A Rosa do Viño de uva mencía) o la recuperación que se está haciendo en la zona centro de variedades como la brujidero (#garagewine Brujidero, mejor vino de 2017) o la garnacha clásica (Magnolia Garnacha).

 

Principales fuentes de este artículo: vinissimus, vinetur, tecnovino, efeagro y prettywines 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *